“Mauricio Macri tuvo que barnizarse como progresista para construir su hegemonía”

“Mauricio Macri tuvo que barnizarse como progresista para construir su hegemonía”

A continuación una nota que le realizaron a Itai Hagman para La Nación Online, entrando a la nota podes ver fotos y una entrevista audiovisual al candidato a Diputado de Camino Popular.

 

Por Mauricio Caminos

Candidato por Camino Popular, el ex líder estudiantil en la UBA defiende las protestas en las facultades; quiere instituciones del Congreso para integrar la Capital y la provincia
Con la bandera de una agrupación política formada apenas un mes antes de las elecciones primarias, Itai Hagman quiere dar batalla el próximo domingo. Superó la restricción de las PASO en la categoría para diputados por la Capital, acompañado por Claudio Lozano como candidato a senador, pero admite la dificultad de conseguir una banca.

Licenciado en Economía, fue parte de la fundación de la agrupación universitaria “La Mella”, una de las de mayor peso en la UBA. Justifica las recientes protestas de los estudiantes en las facultades de Sociales, Filosofía y Letras, y Exactas, y apunta sus críticas por igual a sus contrincantes. Acusa a Mauricio Macri de volverse “progresista para captar votos” y llama de “rejunte” a UNEN. Propone que el Congreso construya instituciones que discutan la integración entre Buenos Aires y la provincia, y asegura que Daniel Scioli y Sergio Massa son lo mismo. “Ellos representan al establishment y son sus candidatos para conseguir el ajuste a partir de 2015”, dispara.

-¿Cómo se pelea electoralmente desde una agrupación nueva contra Pro, el kirchnerismo, UNEN y el Frente de Izquierda?

-Es una pelea desigual porque enfrente hay recursos económicos y figuras de muchísimo recorrido y presencia en los medios. Entonces, lo que tratamos de hacer es una campaña fuerte en la militancia en barrios, universidades, movimientos de trabajadores y de mujeres, y en las redes sociales.

-Camino Popular tiene una base importante en La Mella, que hasta hace poco conducía varios centros de estudiantes de la UBA. ¿Por qué es tan difícil traducir ese apoyo en la sociedad?

-La universidad tiene ciertas reglas de juego que no necesariamente son las que representan al conjunto de la población. Hay una discusión política que atraviesa otros ejes. Allí, uno está en contacto directo con los estudiantes; en una ciudad, las relaciones están mucho más mediadas y no tenés posibilidad de hablar con todos los vecinos.

Ser de izquierda en el Siglo XXI no es aplicar o repetir mecánicamente las experiencias de la izquierda del siglo pasado, ni ser dogmáticos o adaptar los métodos de manual

-La UBA fue noticia en estos días por varias tomas e incidentes. ¿Apoya la forma de protesta?

-Las situaciones de violencia fueron por la injerencia de patotas por parte de las autoridades como respuesta a las protestas de los estudiantes y docentes. Detrás de esto está la negativa constante de las autoridades de la universidad a democratizar los estatutos que tienen más de 50 años y que no permiten que la mayoría de los docentes, estudiantes y los trabajadores no docentes sean parte real de las decisiones en el cogobierno.

-¿Camino Popular se construyó sólo para pelear éstas elecciones?

-Nuestra idea era reagrupar mucha militancia que estaba dispersa. Desde la ruptura de Proyecto Sur y el Frente Amplio Progresista en la Capital, quedó mucha militancia que no es kirchnerista, tampoco se ve representada por el Frente de Izquierda y no le gustaba el rejunte de UNEN. A ese espacio vacante apuntamos para después del 27 de octubre.

-¿Se consideran una fuerza de izquierda?

-Sí, pero pensamos que la izquierda tiene que replantearse. Ser de izquierda en el Siglo XXI no es aplicar o repetir mecánicamente las experiencias de la izquierda del siglo pasado, ni ser dogmáticos o adaptar los métodos de manual. Eso implica por un lado tomar nuevas agendas como el medioambiente o la igualdad de género.

-¿En qué se diferencian entonces de UNEN?

-No compartimos la lógica del rejunte contra el Gobierno. No pensamos que para cuestionar al kirchnerismo hay que juntarse con cualquiera. Ellos no creen en transformar el país y son conservadores, al igual que el PJ.

En esta elección están instaladas las ideas de que lo único que importa, de un lado, es castigar al Gobierno y, del otro lado, defender el modelo
-Pero tuvieron un apoyo importante en las PASO…

-Porque en esta elección están instaladas las ideas de que lo único que importa, de un lado, es castigar al Gobierno y, del otro lado, defender el modelo. Nosotros queremos escapar a esa lógica. No queremos que nos voten por decir que vamos a frenar al kirchnerimo o que vamos a frenar a la derecha, sino por las propuestas.

-¿No cree que lo pueden tildar de funcional al kirchnerismo?

-El kirchnerismo dice que toda la oposición le hace el juego a la derecha. La alianza de [Fernando] Solanas y [Elisa] Carrió es funcional al kirchnerismo, porque le dan la razón de que la única oposición posible es por derecha.

-La Capital está gobernada por Mauricio Macri desde hace 8 años. ¿Es difícil el electorado porteño para la izquierda o centro-izquierda?

-El propio gobierno porteño tuvo que cambiar su discurso para ganar las elecciones. Macri cuando se presentó por primera vez tenía un discurso muy xenófobo, y así le fue. El Pro tuvo que intentar barnizarse como progresista para poder construir su hegemonía. Lo que explica el éxito de Pro en estos años no son tanto las virtudes del macrismo, sino las falencias de las gestiones progresistas anteriores, porque Ibarra fue un desastre.

-¿Qué discusiones de la Capital hay que llevar al Congreso?

-Muchos de los problemas de la ciudad tienen más que ver con problemas de tipo metropolitano. Los problemas de transporte, basura, vivienda, inundaciones y salud no se pueden resolver desde la avenida General Paz para adentro. Hay que pensar el trabajo entre la ciudad, provincia y la Nación, y el Congreso debería crear instituciones para eso.

-¿Qué proyectos intentaría impulsar en el Congreso?

-Necesitamos un sistema impositivo más justo, porque actualmente es tremendamente regresivo. No puede ser que el Estado recaude por el impuesto al consumo, el IVA, el doble que por el impuesto a las ganancias de las empresas privadas. También necesitamos combatir la precarización laboral, porque uno de cada tres laburantes está en negro.

-En estos años, ¿al Gobierno no le interesó o no pudo cambiar eso?

-La Argentina está basada en un modelo productivo rentístico, sustentado en la minería, la soja, los hidrocarburos y la actividad inmobiliaria en las ciudades. Es una obviedad decir que estamos mejor que en 2001, como dice el kirchnerismo, pero acá no hubo un cambio estructural en la matriz productiva. El crecimiento económico en sí mismo no resuelve los problemas, y desde el 2007 estamos estancados.

-Las encuestas vaticinan que Massa sería el ganador de las elecciones, ¿cree que es el verdadero cambio?

-La foto del coloquio de IDEA de la semana pasada adelanta lo que se discutirá en 2015. Porque lo abrió [Daniel] Scioli y lo cerró Massa. Tanto quienes aparecen como herederos del kirchnerismo como los que vienen por afuera están discutiendo quién va a ser el mejor candidato para ofrecerle al establishment las políticas de cambio que quieren, que son para atrás y no hacia adelante.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *
You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>