Macri en el G20: A los de afuera les dice la verdad

Macri en el G20: A los de afuera les dice la verdad

En la cumbre del G 20 Mauricio Macri volvió a remarcar que su agenda es la del norte. Barack Obama lo consideró como “un ejemplo para el mundo”, mientras Christine Lagarde, directora del FMI, declaró que las reformas de Macri eran muy “alentadoras”.

Mauricio Macri volvió a mendigar en su discurso ante las naciones más poderosas del mundo los dos pilares de su gobierno: deuda externa e inversiones extranjeras. En relación a lo primero pidió “financiamiento a largo plazo”. Actualmente Argentina tomó deuda externa por 32.000 millones de dólares desde que asumió la nueva gestión, el equivalente a todas las reservas actuales del Banco Central. Sin embargo este elevadísimo monto parece ser nada más que el comienzo de un intenso ciclo de endeudamiento, ya que todo indica que el nuevo modelo económico no se sostiene sin deuda.

Lo que más le preocupa a Macri son las inversiones extranjeras, las cuales promete y no llegan. Como gesto de buena voluntad a principio de año eliminó todo tipo de restricción para que las empresas extranjeras saquen las ganancias obtenidas en el país. El resultado fue que, según el Balance Cambiario del BCRA, hasta julio entró inversión extranjera por U$S 1.448 millones y en ese mismo periodo las empresas extranjeras giraron dólares al exterior por U$S 1.487 millones, una cuenta que suma cero.

En la búsqueda de inversiones el presidente señaló que “Es imprescindible que desarrollemos marcos legales transparentes y predecibles, que le den seguridad al inversor” y “pidió combatir el proteccionismo en todas sus formas”. No son solo declaraciones, es lo que el gobierno ya viene haciendo pero afuera lo expresa con claridad. Cuando habla de seguridad para el inversor, destaca por ejemplo la desregulación de las ganancias de las empresas extanjeras que pueden disponer de divisas libremente sin exigencias de inversión por parte del Estado nacional. En relación al proteccionismo pone en palabras la paradoja argentina: mientras el consumo privado se derrumba, se dispararon las compras de bienes de consumo al exterior por la eliminación de protecciones. El resultado es que no solo se vende menos, sino que lo que se vende es importado, impactando duramente en la producción nacional y en el empleo.

En este afán de decir la verdad se animó a hablar de la completa “eliminación de los subsidios distorsivos” cuya reducción explicó el tarifazo de este año. Los países desarrollados se caracterizan por el uso de subsidios, pero a los países atrasados les piden que no los utilicen, Macri tomó nota de eso y se propone ser su mejor alumno.

Si miramos los 200 años de historia argentina, vamos a descubrir que la mayor parte nuestro país se dedicó a hacer todo lo posible por conseguir el favor y el apoyo de las grandes potencias. Buena parte de nuestra economía esta moldeada por la relación que en su momento establecimos con Inglaterra, luego con Estados Unidos y otras potencias europeas. Ese viejo libreto hoy ha vuelto y el nuevo gobierno nos convoca una vez a pensar que la clave para el progreso del país es la “asociación con el mundo”. En el G20 el presidente dejó claro qué entiende por esa “asociación”. Lo que Macri dice afuera es lo que realmente piensa. Allí sí dice lo que quiere hacer en el país.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *
You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>