Entrevista en la Agencia Paco Urondo

Entrevista en la Agencia Paco Urondo

La Agencia Paco Urondo entrevistó a Itai Hagman sobre ¿Qué es Marea Popular?

Itaí Hagman es uno de los referentes de Marea Popular, un frente integrado por la Mella de Sociales – UBA, y otras agrupaciones locales y territoriales. Su intención es presentarse en las elecciones porteñas legislativas de segunda mitad de año. 

AGENCIA PACO URONDO: ¿De qué se trata Marea Popular?

Itaí Hagman: Marea Popular es una fuerza nueva que surge de la fusión –o de la síntesis- de distintas agrupaciones, militancia universitaria y territorial. Es una fuerza joven, compuesta por militantes que provienen de experiencias militantes previas y el desafío este año es presentarnos a elecciones en la Ciudad de Buenos Aires. Tiene que ver con la maduración de nuevas organizaciones militantes y movimientos sociales y con una visión que hoy no está representada en el debate público nacional. En esta polarización que tanto se habla, asumimos una posición de cuestionamiento a muchas políticas del modelo pero, al mismo tiempo, las organizaciones que han quedado por fuera del kirchnerismo han asumido una agenda que no es la de los movimientos populares sino la de sectores de poder que han chocado contra el Gobierno Nacional. Planteamos una verdadera distribución del ingreso, avanzar sobre sectores estratégicos de la economía, afectar intereses poderosos pero, al mismo tiempo, hacerlo sin hacerle el juego a sectores que quieren que venga el ajuste o políticas antipopulares.

APU: ¿Ya están definidas las fuerzas que componen Marea?

IH: Marea es una fuerza donde ya se sintetizaron distintas organizaciones en distintos lugares con las cuales vamos a asumir este desafío de presentarnos a elecciones. Es posible que hagamos alguna experiencia electoral en otros lugares del país pero el lugar donde más desarrollo tenemos es en Capital Federal. Hay un montón de espacios de lo que se denomina “la centro izquierda” cuyas expectativas se han visto defraudadas y hoy están apostando a un espacio nuevo.

APU: ¿Ustedes se definirían de centro izquierda?

IH: No, esa es una categoría fea.

APU: ¿Izquierda?

IH: Sí, obviamente somos de izquierda en la manera en que vemos el mundo. Cualquier persona cuya sensibilidad y su forma de ver el mundo está del lado de los sectores populares oprimidos y enfrentado a quienes todos los días viven a costa del Pueblo, podemos decir que es una persona de izquierda, lo que pasa es que después, las categorías tal como se expresan en las fuerzas políticas concretas, se asocian a determinada fuerza política, ahí es donde uno dice: “Yo no soy eso”.

APU: Tampoco serían trotskismo.

IH: Claro. Seríamos parte de una izquierda popular.

APU: ¿A mitad de camino entre FAP y el trotskismo?

IH: Podría ser, pero nosotros revalorizamos las ideas de izquierda de cambio social pero, al mismo tiempo, creemos que hay que hacerlo con un anclaje muy fuerte en las tradiciones populares, revalorizando la historia de nuestro país, de Latinoamérica. Vemos con mucha cercanía los procesos latinoamericanos con fuerte protagonismo de los Pueblos, Venezuela, Bolivia. Nos sentimos reflejados en eso, una combinación de ideas de izquierda, incluso hasta tradicionales, pero también con un fuerte componente popular y latinoamericano.

APU: ¿Y con respecto al kirchnerismo cuáles son los puntos fuertes de conexión y los puntos más duros de desencuentro?

IH: Para nosotros el kirchnerismo es hijo de la crisis económica, social, política de 2001 de las ideas del modelo neoliberal de los 90 y desde la dictadura. Es un gobierno que se ha anclado en estructuras tradicionales, como el PJ, que ha tenido una convivencia muy fuerte con los sectores de poder de Argentina. Es un modelo que ha tomado una parte de los reclamos populares que se expresaron en 2001 y eso le ha valido la confrontación con sectores de poder, sobre todo en los últimos años, a partir del conflicto del campo, la pelea con Clarín. Esos conflictos han sido positivos, la famosa politización es consecuencia de esos choques. Es positivo porque visibiliza actores ocultos, en el caso de la Ley de Medios esto es muy evidente. La visibilización, en este caso Clarín, es un hecho a valorar y que genera mayores niveles de conciencia en el pueblo de cuáles son los sectores de poder cuyos intereses son contrarios al Pueblo.

El kirchnerismo no es un gobierno popular, durante estos 10 años los empresarios han ganado muchísimo y no se ha ido a fondo con políticas redistributivas, ni la condición estructural de la economía del país. Al mismo temo no se pueden negar esos choques y esos conflictos. Frente al kirchnerismo, nosotros planteamos una propuesta alternativa. Pero los sectores populares no deben tomar la agenda de los sectores de poder que se enfrentan al gobierno. Frente a conflictos puntuales, nosotros nos ubicamos frente a esos sectores de poder.

APU: No convertirse en Victoria Donda.

IH: Esos casos cruzaron los límites más extremos. Oponerse al Gobierno de la mano de la UCR, de un lobbysta neoliberal como (Alfonso) Prat Gay, ha sido una lógica en la cual han caído muchas organizaciones, cuya trayectoria respetamos, porque han sido protagonistas de la resistencia de los 90, pero no compartimos las opciones que hoy toman. Nosotros siempre vamos a estar a favor de los intereses populares y en contra de los sectores de poder.

Eso implica ponerse de la vereda de enfrente a los sectores con los cuales se enfrenta el gobierno, como las grandes patronales agrarias, el monopolio Clarín. En otros casos implica ponerte contra sectores del poder con los cuales el gobierno es aliado, como por ejemplo, la mega minería y las luchas contra los saqueos a los recursos naturales y ahí el gobierno aparece del lado de enfrente. Lo que no puede hacer una organización popular es ponerse de la vereda de enfrente de los sectores populares. Eso ha ocurrido en experiencias opositoras, por desesperación por salir de un medio, para renovar una banca en el congreso. Esas experiencias dinamitan las bases de una experiencia superadora. No vamos a abonar a una salida que sea para peor, una versión reaccionaria del poskirchnerismo. 

APU: Pensando en las elecciones de Capital Federal, ¿cómo problematizar el kirchnerismo en un territorio donde el macrismo es la fuerza más poderosa? 

IH: Efectivamente el adversario principal es el PRO, no sólo porque es el Gobierno de la Ciudad, sino también por que el PRO se propone como una alternativa nacional. El PRO representa la nueva derecha en Argentina y probablemente la versión más reaccionaria que haya en discusión el 2015. El problema es que en la Ciudad, la oposición, el kirchnerismo, ha dejado mucho que desear. Hace un año nos movilizamos en contra de leyes en acuerdo entre el PRO y el Frente para la Victoria, y eso ha pasado recurrentemente en la Legislatura. Muchos de quienes votan al kirchnerismo en la Ciudad porque aspiran a que el kirchnerismo haga una oposición a las políticas privatistas, de ajuste, son defraudados porque el kirchnerismo privilegia construir al macrismo como una oposición a nivel nacional.

Una nota que muestra la situación actual del kirchnerismo en la Ciudad, es cuando se votaron estas leyes acordadas con el Pro. Hubo movimientos sociales que se reivindican kirchneristas que se enfrentaron a los diputados del FPV que estaban por votar eso, esto demuestra el problema. También hay otras experiencias (similares) de oposición de centro izquierda. Hay una distancia muy grande entre la discusión que se da en la Legislatura y la calle, los movimientos sociales. Lo que falta está apuntados a parar la política del Gobierno porteño como la que se vio en el Borda y por supuesto, abonar a la construcción de una alternativa al PRO. 

APU: Decías que así como hay sectores del kirchnerismo que acordaban con el macrismo, por otro lado, hay sectores como la 17 de Agosto o el Comedor Los Pibes de la Boca marchando en contra de ese acuerdo. ¿Por qué no problematizar el kirchnerismo desde adentro como eligen esas fuerzas? 

IH: Planteamos una articulación total con esas organizaciones a pesar de una visión distinta sobre temas nacionales. Lo que más valoramos es son organizaciones que están metidas en los barrios. El problema es que el kirchnerismo en su forma de gobierno está asociado a las estructuras del PJ y no vemos que sea posible disputar desde adentro la orientación de ese proceso. La estructura del PJ no permite ninguna disputa, se ordena en una lógica del poder, y termina haciendo acuerdos con el macrismo. Pensamos que no hay que resignarse a integrar esa estructura, es posible construir algo distinto. Las viejas estructuras políticas son instrumentos al servicio de reproducir un orden de cosas y no de transformarlo. Además son muy marginales los sectores dentro del movimiento kirchnerista que plantean una mirada crítica. La mayor parte es una militancia y una juventud, completamente acrítica y a veces obsecuente, con lo cual, ahí no vemos una posibilidad de plantear una disputa.

Creemos que la emergencia de Marea Popular tiene que ver también con eso. Hay sectores que no encuentran la posibilidad de tener una agenda propia y que no se puede discutir lo que viene de arriba. No apoyamos al gobierno porque no compartimos la orientación general de este proceso. El problema del kirchnerismo es que faltan muchas cosas pero hay otras que son pilares del modelo. No sólo hay que discutir lo que falta, sino también hay que discutir el propio modelo. En estos últimos años realmente ha habido un crecimiento, los sectores populares, están mucho mejor pero ahora que la cosa empieza a complicarse, se ve que el modelo tiene algunas limitaciones a la hora de privilegiar a los sectores populares en la discusión de una condición económica más ajustada.

Nota en APU

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *
You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>